Cómo llevarlo y cuidarlo

Nuestros productos están diseñados para que los lleves puestos todo el día y toda la noche*, así que es importante seguir unas sencillas instrucciones para llevar puesto el dispositivo y cuidar de él.

Para mantener la pulsera limpia y la piel sana, nuestro equipo de dermatólogos certificados ha desarrollado la siguiente lista de consejos:

Mantenlo limpio

PARA LAS PULSERAS DE ELASTÓMERO:

  • Limpia con frecuencia tanto la pulsera como tu muñeca, especialmente después de hacer ejercicio o sudar. Enjuaga la pulsera con agua o frótala con una pequeña cantidad de alcohol desinfectante. NO utilices jabón de manos, jabón corporal, lavavajillas, desinfectantes de manos, toallitas limpiadoras ni limpiadores domésticos, que podrían permanecer debajo de la pulsera e irritar la piel. Seca siempre la pulsera antes de volvértela a poner.
  • Para eliminar la acumulación de lociones y aceites (como protector solar, repelente de insectos e hidratantes) que pueden permanecer bajo la pulsera, recomendamos que utilices un limpiador sin jabón, aclares bien y seques con un paño suave.
  • Para las manchas resistentes, los residuos o la acumulación de suciedad de tu pulsera, frota con un cepillo de dientes suave humedecido.
  • Evita el contacto directo de las correas de elastómero de colores claros con ropa oscura, ya que se podrían desteñir.

PARA LAS PULSERAS DE CUERO:

  • Limpia la pulsera con un paño no abrasivo y sin pelusas. Si es necesario, puedes humedecer ligeramente el paño con agua. Las pulseras de cuero no son resistentes al sudor ni al agua. Mojarlas puede provocar su decoloración u otros daños.
  • Para secarlo, elimina suavemente el exceso de humedad con un paño seco, no abrasivo y sin pelusa, y deja que la pulsera se seque al aire. La luz solar directa, las altas temperaturas y la humedad pueden provocar su decoloración o daños con el tiempo.
  • Los materiales empleados en estos accesorios están hechos para llevar durante actividades diarias normales, no durante ejercicios físicos de alta intensidad o mientras duermas. Esto afectaría a la apariencia general y la calidad del accesorio.
  • Para reducir la decoloración y los daños de estas pulseras, limita su exposición a la humedad y a sustancias como perfumes, repelentes de insectos, aceites, lociones o materiales teñidos, como el tejido vaquero.
  • Evita el contacto directo de las correas de cuero de colores claros con ropa oscura, ya que se podrían desteñir.

PARA LAS PULSERAS DE METAL:

  • Limpia la pulsera con un paño no abrasivo y sin pelusas. Si es necesario, puedes humedecer ligeramente el paño con agua. Las pulseras de metal no son resistentes al sudor ni al agua. Mojarlas puede provocar manchas, decoloración u otros daños.
  • Seca la pulsera con un paño recomendado. Las altas temperaturas y la humedad pueden provocar daños.
  • Limita la exposición a sustancias como el perfume, el repelente de insectos, el aceite o las lociones para reducir la decoloración y los daños.
  • Los materiales empleados en estos accesorios están hechos para llevar durante actividades diarias normales, no durante ejercicios físicos de alta intensidad o mientras duermas. Esto afectaría a la apariencia general y la calidad del accesorio.
  • Para reducir la decoloración y los daños de estas pulseras, limita su exposición a la humedad y a sustancias como perfumes, repelentes de insectos, aceites, lociones o materiales teñidos, como el tejido vaquero.

PARA PULSERAS DE NAILON:

  • Limpia la pulsera con un paño no abrasivo y sin pelusas. Si es necesario, puedes lavar la pulsera a mano con agua frí­a y un jabón suave, asegurándote de aclararla bien.
  • Deja secar la pulsera al aire. La luz solar directa, las altas temperaturas y la humedad pueden provocar su decoloración o daños con el tiempo.
  • Los materiales empleados en estos accesorios están hechos para llevar durante actividades diarias normales, no durante ejercicios físicos de alta intensidad o mientras duermas. Esto afectaría al mantenimiento de la apariencia general y la calidad del accesorio.
  • Para reducir la decoloración y los daños de estas pulseras, limita su exposición a la humedad y a sustancias como perfumes, repelentes de insectos, aceites, lociones o materiales teñidos, como el tejido vaquero.

PARA EL COLGANTE DE FITBIT FLEX 2

  • Algunas funciones como la monitorización automática del sueño y SmartTrack pueden estar desactivadas al utilizar este accesorio. Se recomienda el uso de pulseras clásicas para ejercicios físicos de alta intensidad y para la monitorización del sueño.
  • No lleves el colgante de Flex 2 para dormir o durante actividades de alta intensidad; puede suponer riesgo de asfixia.
  • Los colgantes de Fitbit Flex 2 contienen imanes. Los imanes pueden interferir con marcapasos, desfibriladores y otros dispositivos médicos. Consulta antes a tu médico y al fabricante del dispositivo que lleves para determinar si es seguro para ti utilizar estos accesorios. Si los accesorios estuvieran interfiriendo con tu marcapasos, desfibrilador u otro dispositivo médico, no te los pongas.

Mantenla seca

  • Aunque los dispositivos de Fitbit son resistentes al agua*, no es bueno para tu piel que lleves puesta una pulsera mojada durante mucho tiempo.
  • Si se te moja la pulsera de elastómero (por ejemplo, después de sudar o de ducharte), aclárala y sécala completamente antes de volvértela a poner en la muñeca.
  • Asegúrate de que la piel está seca antes de volver a ajustarte la pulsera.
  • Aunque Fitbit Flex 2 es apto para nadar, es importante que seques a conciencia la pulsera clásica de elastómero y el monitor, y que quites la suciedad del dispositivo tras llevarlo en el agua, para evitar que se irrite la piel. Ten en cuenta que los accesorios que no son de elastómero no se pueden llevar en el agua.

No la lleves demasiado apretada

  • Asegúrate de no llevar la pulsera demasiado apretada. Lleva tu pulsera lo bastante holgada como para que se pueda mover hacia arriba y abajo en tu muñeca.
  • Si usas Fitbit Charge HR™, Fitbit Blaze™ o Fitbit Surge™ para obtener mejores mediciones del ritmo cardíaco durante el ejercicio, te sugerimos que lleves la pulsera de forma que esté segura, pero no demasiado apretada, y la coloques ligeramente más arriba de la muñeca, unos 2 o 3 dedos por encima del hueso de la muñeca. Coloca la pulsera en una zona más baja de tu muñeca y suéltala un poco después del ejercicio. Más información.

Da un respiro a tu muñeca

  • La fricción y la presión prolongadas pueden causar irritación en la piel, por lo que después de llevar mucho tiempo con la pulsera quítatela durante una hora para dejar que tu muñeca descanse.

Otros consejos

  • Si tienes eccema, alergias o asma, es posible que muestres más propensión a experimentar irritación en la piel o alergia después de llevar puesto un dispositivo.
  • Tanto si sufres alguna de las dolencias anteriores como si no, si comienzas a experimentar enrojecimiento o irritación de la piel en la zona de la muñeca, quítate el dispositivo. Si los síntomas duran más de 2 o 3 días después de haberte quitado el dispositivo, consulta a un dermatólogo.
  • Si sudas durante más de dos horas con la pulsera Fitbit puesta, asegúrate de lavarte la muñeca y lavar la pulsera siguiendo las instrucciones anteriores para evitar que se te irrite la piel.

*Se excluyen las pulseras de cuero, nailon y metal.

Conoce a nuestro Grupo de Expertos Asesores Científicos

Como parte de nuestro compromiso para ayudar a que la gente disfrute de mejor salud y de vidas más activas, hemos creado un consejo asesor científico de prestigiosos dermatólogos acreditados que se reúnen con ejecutivos de Fitbit para revisar nuestros protocolos de prueba, garantizar que nuestros productos satisfacen los estándares más exigentes posibles, y ayudarnos a ofrecer una mejor comunicación a nuestros clientes sobre cómo cuidar y llevar nuestras pulseras adecuadamente.

Dr. Peter Schalock

Profesor auxiliar de Dermatología en la Harvard Medical School

El Dr. Peter Schalock es profesor auxiliar de Dermatología en la Harvard Medical School (Facultad de Medicina de Harvard) y dermatólogo auxiliar en el Massachusetts General Hospital (Hospital General de Massachusetts) con más de 11 años de experiencia. Fue miembro de la junta directiva de la American Contact Dermatitis Society (Sociedad Estadounidense de Dermatitis de Contacto) y actualmente preside el grupo de trabajo de dicha sociedad encargado de desarrollar recomendaciones clínicas para la evaluación de las reacciones de hipersensibilidad en pacientes que llevan metales implantados.

Dra. Patricia Norris

Profesora auxiliar de Dermatología en la Oregon Health & Science University

La Dra. Norris es profesora auxiliar de Dermatología y directora de la Contact Dermatitis Clinic (Clínica de Dermatitis de Contacto) de la Oregon Health & Science University. Cuenta con más de 15 años de experiencia. Pertenece a la junta directiva de la American Contact Dermatitis Society (Sociedad Estadounidense de Dermatitis de Contacto) y es miembro de la Women's Dermatology Society (Sociedad Femenina de Dermatología). También ha sido miembro del consejo y presidenta de la Oregon Dermatology Society (Sociedad de Dermatología de Oregón) y miembro de la American Academy of Dermatology (Academia Estadounidense de Dermatología).